Apple

iCar, la apuesta automovilística de Apple

IMac, iPhone, iPad, Macbook, iWatch, Apple TV… ¿Qué otros gadgets podía sacar a la luz Apple? ¿Con que nueva ingeniada podría sorprendernos? Parece que los cimientos de ese nuevo proyecto son sólidos y, por este motivo, podemos hablar ya, con plenas garantías, del iCar. Tras meses de silencio el desconocido coche de la compañía de la manzana mordida está listo para reclamar la atención que merece.

apple-icar

El pasado mes de junio el actual presidente de la firma, Tim Cook, reconoció en una entrevista no haber perdido nunca el interés por el sector de la automoción y de sumar esfuerzos para reactivar la idea que vendrá siendo una lucha de titanes entre Apple, Google y Tesla. Una carrera hacia la conducción autónoma en la que Apple, hasta el momento, ha jugado sus cartas en la sombra. Una mano de los estrategas de la compañía en la que pretendían alcanzar su objetivo de presentar un proyecto dispuesto a romper las reglas, algo característico de la compañía de Cupertino, la cual ha sentado hitos en cada nuevo producto lanzado a lo largo de su historia.

Inteligencia artificial, la clave del nuevo auto futurístico

La piedra angular del desarrollo del iCar es la inteligencia artificial (IA), y de ella, el machine learning que se desprende. Un grado de sofisticación desconocido que se encuentra en el desarrollo de un software capaz de identificar vehículos, peatones y ciclistas haciendo uso de modernos escáneres 3D o de una base del self-driving. Digamos que a partir de la experiencia el coche es capaz no sólo de conducir, sino de aprender de forma autónoma. La declaración de intenciones de Apple con este proyecto es llegar a ejecutar un sistema independiente que no necesite del preset de datos, sino que sea autosuficiente para juzgar y adaptar su comportamiento a cualquier situación.

La tecnología está sobre la mesa, el siguiente paso deberá esperar pues los actores que se ven involucrados son de una envergadura mucho mayor. Las infraestructuras para hacer real el iCar deben modificarse: reglas para poder llevar a cabo los ensayos, carreteras… Todo para que estos coches autónomos circulen sin generar problemas.

Veremos cómo sigue desarrollándose la idea y hacia que dirección se dirige. Esperemos que, en caso de hacerse efectiva y seguir nuestra labor como soporte técnico de productos Apple, podamos sustituir nuestras oficinas por un taller mayor en el que reparar iMac y Macbook al lado de iCar.

icar


Leer más

¿El peor año para Apple?

Apenas si acaba de empezar el año. Nos encontramos todavía en los primeros meses de este 2018 y la compañía más valorada a nivel tecnológico afronta varios frentes que comienzan a dañar su imagen pública más que nunca.

Apple, la compañía adorada por medio mundo y una de las que mayor producción de gadgets electrónicos realiza, se encuentra en una situación delicada tras descubrirse una supuesta y fraudulenta manipulación de las baterías de sus iPhone, símbolo de la industria de los smartphones y uno de los buques insignia de la marca hoy en día. Resulta que, por extraño que pueda parecer, la propia marca es la responsable de ralentizar los iPhone mediante una serie de actualizaciones cuando la batería de los teléfonos no rinde como es debido. Ciertamente no es tan fácil y tras esta afirmación se esconden detalles técnicos mucho más complejos, pero siendo breves, lo que la compañía ha logrado es que sus baterías, ante su inevitable degradación (es lo que tiene hacer uso del teléfono), el móvil esté preparado gracias a su software para funcionar más lentamente.

El silencio de Apple, el detonante

En su defensa Apple ha justificado este hecho como un método para evitar apagones imprevistos, que la batería se degrade todavía con mayor rapidez y para que no haya problemas derivados de células de energía en mal estado; dicho de igual manera, pero usando otras palabras: explosiones, quemaduras o filtraciones. Todo ello no habría sido para tanto e, incluso, tendría sentido y podría defenderse, sino fuese porque los usuarios de iPhone no han sido conocedores de la noticia hasta que la compañía no ha tenido más remedio que confirmarlo tras una serie de quejas públicas realizadas por varios expertos y usuarios de Reddit, una famosa red social a modo de foro en Estados Unidos.

computer-2345512_1280

Tras años de sospechas y la oficialización por parte de Apple, quien no ha tenido otra opción que explicar su equivocación; la marca de la manzana mordida ha ofrecido, rápidamente, a sus consumidores una sustancial rebaja en el cambio de batería de los iPhone afectados este 2018 (de 69 euros a 29 euros) a cambio de enmendar su error. Sin embargo, en esto también metieron la pata, pues su idea principal era cambiar baterías sólo en aquellos teléfonos que, realmente, no superarán los análisis de los técnicos de la compañía. Poco después, recibidas las críticas tanto por parte usuarios como medios de comunicación, Apple ha tenido que dar marcha atrás y garantizar que se realizará el cambio de batería a cualquier usuario que lo pida, al margen del grado de deterioro de su batería.

El cliente “siempre” tiene la razón

Un pequeño mal trago más en el camino que se ha acrecentado tras las últimas denuncias presentadas ante la justicia por parte de organizaciones en defensa del usuario y del consumidor que, por ahora, pone en juicio de los tribunales la decisión final. La fiscalía francesa ha sido la primera en abrir la veda e investigar si la multinacional estadounidense ha cometido fraude por la manipulación de las baterías de los iPhone. Poco después se ha sumado a ello FACUA quien también ha presentado una denuncia ante su homónima española por la misma razón.

En estos momentos, no está claro si Apple puede haber incurrido en una ilegalidad al modificar sin previo aviso los dispositivos de sus consumidores, pero lo que sí está claro es que la estrategia ha sido juzgada como una fecha de caducidad programada con el fin de que el usuario vuelva a pasar por caja antes de lo previsto. Las consecuencias que todo este embrollo traerán a Apple tampoco están del todo claras. Estados Unidos, Francia, España, Israel, Corea del Sur… Día a día más países se suman a la denuncia de acciones ilegales contra la compañía. Y después del deterioro en la imagen corporativa que ha causado este suceso, se suma la multa efectuada por el Reino Unido a cargo de la hacienda inglesa quien exige más de 150 millones de euros en impuestos a la multinacional. Una pequeña cantidad irrisoria para la marca, tras años de investigaciones, que el fisco británico ha acordado con Apple Europe en un ajuste sobre el impuesto de sociedades pendiente.

Parece que este 2018 va a ser duro para una de las grandes compañías tecnológicas mundiales de panorama actual. Todavía deberían sucederse muchos problemas más para que Apple llegase a recibir un daño que realmente afectase a su volumen de negocio, pero está claro que la cuesta de enero le está siendo especialmente costosa a la firma de Jobs.


Leer más

MACREPAIR SL - cif: B66169855 - Aviso Legal - Ley de protección de datos